Perfil de Jesús

El buen Pastor

Día 1 Perfil de Jesús

Jesús, el Buen Pastor

El verdadero pastor conoce a sus ovejas, las cuida, les provee el alimento necesario, las corrige y procura su descanso. En la Biblia encontramos hermosos ejemplos del ministerio amoroso de Jesús como el Buen Pastor.

¡Jesús es nuestro Buen Pastor! De él, con humildad y sencillez, esperamos recibir los cuidados, la dirección y el socorro oportuno en las diferentes situaciones que enfrentamos en la vida. Confiamos que aunque pasemos por el más oscuro de los valles nuestro buen pastor estará con nosotros todos los días y hasta el fin.

Hoy en día vemos a pastores preocupados por los números y no por el alimento de ellas, no existe la mínima preocupación por preparar alimento bueno y fresco, el interés es más por el crecimiento numérico que por el crecimiento en el conocimiento de la palabra de Dios, estos son los pastores asalariados que están a cargo de iglesias por el sueldo y no porque realmente les preocupen las almas y su destino, así para aquellos que tenemos un llamado a la obra de Cristo debemos preocuparnos por el alimento espiritual de ellas, por su crecimiento en el conocimiento de la palabra de Dios

La Semana Santa y su verdadero significado

Con motivo de la celebración de la Semana Santa, realice una pequeña encuesta preguntando a un grupo de personas que significa la Semana Santa y la sorpresa que me lleve, no para todos significa lo mismo….. para algunos significa un periodo de vacación que está asociado con playa, paseo, etc. Para otros es sinónimo de vicios Alcohol, drogas, sexo y para otros es solo pura tradición que conlleva la preparación de platillos de la época, y la abstinencia de ingerir ciertas comidas e incluso de actividades higiénicas como no bañarse el día viernes Santo, si! Me sorprendió eso, pero para otros es un tiempo de reflexión, de agradecimiento y de gozo mas que tristeza, porque la muestra de amor grande dada a nosotros fue de parte de Dios.

. «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.» S.Juan‬ ‭3:16-18‬ ‭

Esto es a mi gusto lo mejor de esa época el poder hacer un alto a nuestro diario vivir y pensar en el valor que le hemos dado a ese regalo invaluable que4 Dios nos ha dado y que estamos haciendo al respecto, lo honramos?, de forma que realmente El se complazca en haberlo hecho? A mi parecer en este tiempo deberíamos darle un giro a nuestra vida, direccionarla de tal manera que ese sacrificio sea significativo para cada uno de nosotros, dandole el valor que realmente debería tener.

Arrepentimiento o Remordimiento


Cuántas veces heriste con tus palabras a personas muy cercanas a ti? ¿Le has sido infiel a tu cónyuge? ¿Alguna vez te atrasaste en algún pago por gastar el dinero en otra cosa no productiva? ¿O quizá has caído en la difamación? Después de ello, son muchos los sentimientos de culpa que surgen y más cuando estamos conscientes del mal y aun así lo hacemos. Qué difícil es lidiar con esto, ¿verdad?
¿Recuerdas a Judas? Él es un claro ejemplo del fin de la culpabilidad y remordimiento por no tomar una acción para remediarlo.
“Cuando Judas supo que habían condenado a muerte a Jesús, se sintió muy mal por haberlo traicionado. Entonces fue a donde estaban los sacerdotes principales y los líderes del país, les devolvió las treinta monedas de plata, y les dijo: —He pecado contra Dios porque entregué a Jesús, y él es inocente. Ellos le contestaron: — ¡Y eso qué nos importa! ¡Es problema tuyo! Entonces Judas tiró las monedas en el templo, y fue y se ahorcó.” Mateo 27:3-5 (TLA)
¿Por qué la culpa nos afecta tanto? ¿Existe alguna forma de remediarlo? Si insistimos en recordarlo y no hacer nada por corregirlo, estos actos del pasado influenciarán en nuestras decisiones y actitudes del presente y aún del futuro.
Quizá no hay forma de evitar este sentimiento de culpa, porque estamos conscientes que realmente somos culpables, pero no cometamos el error de quedarnos en el remordimiento. Esta actitud fue lo que llevó a Judas a tomar la peor decisión terminando así con su vida.
Es posible que pienses que los errores que cometiste son demasiado grandes como para que Dios pueda perdonarte y tú puedas pasarlos por alto, tanto que quizá en tu corazón no hay otra cosa que la culpabilidad y en tu mente pensamientos como: “Nada de esto hubiera pasado si yo no hubiera actuado de esa forma”
Y como dice Pablo en Romanos 7:19-20 (TLA):
“En vez de lo bueno que quiero hacer, hago lo malo que no quiero hacer. Pero si hago lo que no quiero hacer, en realidad no soy yo quien lo hace, sino el pecado que está dentro de mí.”
Cuando empezamos a alejarnos de Dios y permitimos que el pecado more en nuestras vidas los resultados siempre serán los sentimientos de culpa y remordimientos.
Si hoy deseas ser libre de toda culpabilidad, empieza por reconocer y admitir tus errores, pide perdón a Dios y perdónate a ti mismo.
“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:9 (RVR).

Derivando Gigantes parte I

Quizá haya en tu vida ciertos temores que aún no haz podido enfrentar bajo tus propia fuerzas este día estaremos hablando acerca de esos gigantes que deben caer.

El relato épico sobre David y Goliat es una de las historias más conocidas de la Biblia. A un lado del valle de Elá se encuentra el ejército filisteo, con su campeón de 2,7 metros de altura llamado Goliat. Al otro lado del valle se encuentra el ejército israelita, acobardado en su temor, bajo el liderazgo de su rey, llamado Saúl. Durante cuarenta días, Goliat se ha estado burlando de los israelitas, a quienes ha mantenido dominados por el temor. Día tras día, los ha estado retando para que envíen a un soldado que se enfrente con él de hombre a hombre. Pero hasta este momento, nadie se ha ofrecido.

Tal vez tú te puedas identificar con los apuros de los israelitas. Hay algún gigante que está de pie frente a ti, burlándose de ti, acosándote e insultándote. Tal vez sea el miedo. O tal vez la ira. Es posible que sea una sensación de rechazo. O que sea el gigante taimado, pero demasiado familiar, de la comodidad, que te está empujando a vivir para algo inferior. Hasta es posible que se trate de una adicción.
Cualquiera que sea el gigante que hay en tu vida, día tras día te ha estado robando poder. Has tratado de parar las burlas, pero te sientes inmovilizado. Reprimido. Paralizado sin poder avanzar. En última instancia, sabes que no estás viviendo la plenitud y la libertad de vida que Dios quiere para ti.

La buena noticia es que Dios ha abierto un camino para que caigan esos gigantes. Todo comienza cuando crees que, a pesar de que el gigante contra el cual peleas es grande, no es más grande que Jesús. De hecho, Él ya ha derrotado a los gigantes que hay en tu vida. Cuando Él vino a esta tierra, soportó el infierno para ti en la cruz y se levantó de la tumba para que tú te pudieras quitar de encima la perspectiva de una vida destinada al fracaso. Vino para liberarte de los gigantes que se levantan contra ti y te tienen paralizado de temor.

Jesús ya venció al enemigo. Sin embargo, como leímos en 1 Pedro 5:8, todavía el diablo «ronda… buscando a quién devorar». En muchos sentidos, es como una serpiente con la cabeza cortada. Cuando uno mata una serpiente, se tiene que asegurar de enterrar la cabeza, porque aún después de la muerte, la serpiente sigue teniendo una dosis mortal de veneno en los colmillos. Si pisas la cabeza de una serpiente muerta, todavía puedes salir envenenado. De igual manera, aunque Jesús quebrantó en la cruz el poder de Satanás, este todavía puede inyectar su veneno mortal en nuestra vida. Está muerto, pero aún puede matar.

En ese caso, tal como presentaremos en este estudio, la meta consiste en no pisar la cabeza de la serpiente. En la práctica, eso significa resistir al diablo, equiparnos con las defensas que Jesús nos ha proporcionado y apoyarnos en su suficiencia. Significa que Él es tu David en la historia, y que tú nunca podrás derribar gigante alguno por medio de tu propio valor, tu fuerza de voluntad o tus esfuerzos. Siempre es Jesús el que hace caer al gigante.

Si realmente quieres ver la victoria sobre los gigantes que haya en tu vida, es necesario que comprendas que dependes de la suficiencia total de Jesucristo. La victoria depende por completo de que confíes en Cristo y no de que trates de triunfar tú mismo. Para dar el primer paso contra tu enemigo muerto, pero aún mortal, tienes que hacer este cambio de paradigmas en tu mente. Cristo es la única fuerza que produce un cambio.

Responde

¿Cómo respondes ante la idea de que Jesús, y no tú, es el David que ha derrotado al gigante que tienes en tu vida? ¿Cuáles son las consecuencias de esto para la forma en que vives tu vida?

Jesús vino a la tierra para aplastar el poder del pecado y de la muerte, y ya venció al enemigo. ¿Cómo cambia esto las cosas en tu manera de ver al gigante que tienes en tu vida?

¿De qué maneras te vas logrando acercar a Jesús de manera que no llegues a pisar la venenosa cabeza de tu enemigo derrotado?

«Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.»
‭‭1 Pedro‬ ‭5:8-9‬ ‬‬‬

Secuestro Emocional

Imagínese un tribunal en el que el imputado o acusado es el mismo apóstol Pedro, quien enfrenta un juicio de traición o negación del maestro, su maestro Jesús y escucha el alegato del fiscal quien ha mostrado al juez y al jurado pruebas que incriminan al apóstol, pero no tan fuertes para que el jurado dicte un veredicto culpable aun, pues el testigo el cual asegura le fue cortada su oreja no tiene ni cicatrices de tal acto, así mismo el fiscal ha mostrado el perfil psicológico del apóstol, el cual establece su impetuoso carácter, su poca instrucción académica, su constante forma de actuar antes de pensar, entre otras.


Como hemos podido verificar a través de las declaraciones de los testigos presentados por la fiscalía, no existe evidencia fehaciente que culpe a mi defendido, pero si existe la posibilidad que todos estemos expuestos a cometer dicho acto NEGAR A JESUS, o dígame ud, no reaccionado de igual forma al discutir con su pareja?, o ha tomado decisiones impetuosamente sin consultarlas en oracion con Dios, poniendo en riesgo su vida, matrimonio o ministerio?

Al estudiar el actuar del apóstol Pedro podemos establecer los siguientes puntos:

1- El mundo nos verá diferentes, aunque de forma religiosa vayamos a la iglesia una vez por semana, la gente ya ha puesto sus en nosotros y no perderán ni un segundo para hacernos ver un error el creyente ya tiene un sello que lo delata ante el mundo y se llama Espíritu Santo.
2- Siempre el mundo nos asociara con Jesus, estamos supuestos a ser luz en medio dde las tinieblas, era enemigo hará lo posible por dejarno en reculos con los que nos conocen.
3- La evidencia notoria de nuestra fe nos delata, el creyente ya no pue gozarse en el pecado y no puede ocultar su fe, la manera de hablar cambia, la vestimenta, las acciones misma cambian
4- Cuando la emociones o sentimientos nos gobiernen entraremos en la desesperacion y seremos victimas del secuestro emocional, el miedo, la frustracion, la impotencia, los deseos y las pasiones; por mencionar algunas nos controlaran de tal manera que cederemos a la presión y negaremos nuestra fe
5- Pedro experimento el verdadero arrepentimiento a través del perdón siendo el el primer discípulo en enterarse de la resurrección del Señor
El apóstol Pedro había superado la prueba el día de Pentecostés el se levando y predico con autoridad

Conclusión
Establezcamos la conexión directa con Dios a través de la oracion y pidamos al Espíritu Santo su ayuda para que sea El quien controle nuestro ser y no nuestras emociones o sentimientos, solo así esteremos ex centros a ser victimas del secuestro emocional.

Los resentidos de Dios

«Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.» Jonás‬ ‭1:1-3‬ ‬

El resentimiento es un veneno que podríamos ilustrarlo con el veneno que inocula una serpiente. En cierto programa de televisión se mostró cómo el olfato de una serpiente detecta a un roedor en medio de un espeso bosque. Ella no estaba apurada en correr tras él porque, a medida que él avanzaba, dejaba su olor como un rastro que ella podía seguir aunque se desplazara lentamente. Tarde o temprano ella daría con él. Solo era cuestión de tiempo y paciencia. De repente, cuando el roedor menos lo esperaba, ella se abalanzó sobre él y lo mordió eficazmente. Él salió disparado huyendo de su atacante, y ella se quedó tranquila en el sitio, luego comenzó a deslizarse con lentitud hacia su presa. Porque ella podía rastrear la huella olfativa de su víctima. Hasta que lo encontró. En todo momento, el veneno había estado disolviendo poco a poco a su víctima, de modo que, cuando la halla, está inmóvil y lista para ser comida, empezando por la cabeza.

El Diablo puede mover los asuntos de modo que uno sea mordido por lo que pareció ser una injusticia, o por la traición de un amigo, o por algo que no salió como esperaba, y el veneno del resentimiento comienza a disolver su espiritualidad poco a poco. Al principio pocos lo no notan, y uno mismo casi no se percata de ello, pero comienza a orar con menos frecuencia, a leer la Biblia con menos frecuencia, a asistir a las reuniones cristiana con menos frecuencia, a hablar menos de Dios con otras personas, ya no defiende su fe como antes, comienza a ver más defectos en los hermanos y a encontrar excusas para orar menos, para leer menos la Biblia, para dejar de asistir a más reuniones, para juntarse más a menudo con personas que lo alejan de su rutina cristiana. Empieza a dudar de si lo que aprendió verdaderamente tenía base, si la Biblia realmente es un libro inspirado por Dios, si realmente tiene fe.
Es cuando los sentimientos de frustración y decepción oxidan su armadura cristiana y lo dejan desnudo, alistándolo para ser engullido por la serpiente, que le ha seguido el paso desde que lo mordió. (Apocalipsis 3:17-18) Sin darse cuenta, ahora el resentimiento ha dado sus frutos y está adormecido, como anestesiado, quizás por un recién adoptado punto de vista materialista, o por alguna fantasía absurda, o porque se le subieron los humos, y ya no reacciona como antes, para darse cuenta de las cosas malas y defenderse como cuando era feliz y su fe era fervorosa. Porque ahora lo malo le parece no tan malo, y lo bueno, no tan bueno. Está más confundido que nunca y su mareo espiritual hace que le desagrade hasta la más leve insinuación para que regrese al lugar de seguridad. Le disgusta mucho que siquiera le toquen el tema. (Proverbios 18:1)
¿Y quién acaba de presentarse delante de él, despacio, amablemente, hipnóticamente, mirándolo fijamente a los ojos? Está tan mareado que no se ha dado cuenta de que estuvieron siguiéndolo de cerca subrepticiamente todo el camino, mientras el resentimiento hacía efecto en la etapa final del envenenamiento. ¡No distingue de quién son los ojos que lo miran tan fijamente!
Y cuando la serpiente se acerca hasta casi hacer contacto, abriendo ampliamente sus flexibles mandíbulas, ¡ocurre un milagro! Él recuerda su primer amor y reconoce los horribles ojos de su atacante. Toma conciencia de su pobre situación y clama por ayuda a su Padre que está en los cielos, como cuando Jonás clamó en su angustia desde el interior de un anorme pez. (Jonás 2:1) Dios le hace recordar dónde se comenzó el problema: Se había resentido con sus hermanos. Entonces los perdona en su corazón, reconociendo su parte de la culpa, y se apresura a ir a la reunión, a retomar su vida y rutina cristiana. ¿Y la serpiente? No está. Ha huido. Algo mucho más poderoso que ella la ha obligado a retirarse. (Santiago 4:7; Mateo 6:14-15)
Conclusión:
Nunca lo olvides: El resentimiento es un veneno mortal. Tiene el poder de afectarte tanto que nunca vuelvas a tomar conciencia de tu necesidad de regresar y andar en el camino correcto. Esperemos que ese no sea tu caso. De hecho, haber leído esto es una prueba evidente de que no ha sido tu caso. Por eso es muy importante que regularmente hagas un autoexamen y te preguntes sinceramente: “¿Abrigo algún resentimiento contra alguien, al punto que está disolviendo mi vida por dentro?”. Si así fuera, el antídoto es el perdón y arrepentimiento sinceros, dones que solo Dios puede concederte si se los pides. (Job 42:10) Nuestro deseo es que no te demores. Marca una distancia con el mundo cuanto antes y acércate a tu Padre para ayuda al tiempo oportuno. Existe una salida basada en el amor, no en el odio.

En guerra avisada no muere soldado

Una de las muchas maneras en que Dios nos transforma es a través de la sabiduría de otros a medida que Su sabiduría y enseñanza se muestra a través de esas personas a las que admiramos. 1 Pedro 5:1-11 es uno de los muchos pasajes que marcan la importancia de ser mentor para otros y estar disponibles para Dios con el fin de transformar a otros a Su imagen. ¿Quiénes son esos mentores en su vida que lo han ayudado a llegar a la posición en que se encuentra ahora en su relación con Cristo? Puede ser un mentor, un maestro, un pastor, un miembro de su familia, o algún amigo cercano que ha invertido su sabiduría, conocimiento y experiencia en su vida. Tome tiempo para recordar a aquellas personas claves que Dios ha puesto en su vida. Nunca olvide la inversión que han hecho en usted.

“Golpe avisa saca sangre no hay justicia” o dicho de otra forma “En guerra avisada no muere soldado”… dicho que en mi infancia cuando jugábamos trompo y tiraba para que girara podía rebotar, esto denotaba que no todo sería color de rosa que habría un periodo de prueba o sufrimiento y/o dolor para el cual deberíamos de estar preparados con el objetivo de salir avante ante tal situación.
Hoy debemos estar confiados en Dios y tomados de su mano sabedores que vendrán periodos de prueba o aflicción, pero El nos sacará adelante.

Cada Año Nuevo escuchamos del mundo frases como: “Feliz Navidad” o “próspero Año Nuevo”, que aparentemente tiene una buena intención, pero en realidad para los creyentes representa una privación de bendición, si, en repetidas ocaciones la palabra de Dios nos enseña acerca de los padecimientos, sufrimiento, aflixiones, o periodos de vacas flacas; no es cierto?, nuestro Señor Jesucristo nos dice en mundo tendréis aflicciones… (Juan 16:33). «Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.»
En el contexto de nuestra cita bíblica vemos al apóstol Pedro exhortando a los creyentes judios dispersos por el mundo (imperio romano) La Primera epístola del apóstol Pedro es una carta bíblica dirigida a los israelitas dispersos en el mundo. Mucha gente confunde la primera dispersión (conquista de Israel por Asiria y conquista de Juda por Babilonia) con la dispersión que ocurrió después de la destrucción del templo en el año 70 d. C. El autor aboga por la determinación y la perseverancia en la persecución, los deberes prácticos de la vida santa, cita como ejemplo a nuestro Señor JesuCristo y otros motivos de paciencia y santidad y concluye con amonestaciones para sacerdotes y el pueblo.
Ha sido definida como «el más denso resumen neotestamentario de la fe cristiana de la conducta que tal fe inspira.
El príncipe de la predicación Charles Spurgeon, dijo en su predicación número 292 del domingo 1 de enero de 1860 que “el deber de todo predicador no solo es exhortar al pueblo de Dios sino también interceder en oración por ese pueblo, que Dios le aconfiado a predicar”.
El apóstol Pedro intercede en oración por sus destinatarios con cuatro (4) bellas bendiciones, para lo cual establece un requisito previo y una fecha de cumplimiento, “después que hayas padecido por un poco de tiempo”…. Perfeccione, afirme, fortalezca y establezca; esto lleva implícito su deseo personal para los creyentes y es, cómo podemos ver su oración al todopoderoso, No debemos descartar los sufrimientos. Debemos tomarlos de la misma mano de la que recibimos la misericordia; y la bendición.

  1. Perfeccione. Asi como un escultor toma la piedra o la roca y golpe tras golpe con su cincel y martillo va dando forma hasta lograr la figura deseada y no deja a medias su labor, sino por el contrario su constancia y dedicación da feliz término a su obra, así mismo el Señor dará término a nuestra perfección
    proverbios 4:18 «Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto.»
    Filipenses 1:6 «estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;»
  2. Afirme. El ser afirmado requiere de nuestra constancia y permanencia en el Señor a través de la oracion, congregación, lectura bíblica y el servicio; esto da como resultados el hachar raíces en nuestra vida cristiana, algunos tenemos ya tiempo de ser creyentes pero no hemos dado la oportunidad de ser afirmados en la fe, para cuando venga los vientos no seamos movidos como veleros sin rumbo. Santiago 1:6 «Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.», la Duda en el creyente es muestra que no está firme.
  3. Fortalezca. fortaleza viene de la fe, es la virtud de cualquier cristiano. Sentir la vida sin temor, es la mejor arma para afrontar el mundo. Cuando tenemos fortaleza, podemos superar con mayor facilidad nuestros problemas del día a dia, el apóstol Pedro oraba que los creyentes fueran fortalecido por el Espíritu de Dios en aquellos momentos de dura prueba, sólo Dios es quien nos da la fortaleza para salir adelante Salmo 31:2 «Inclina a mí tu oído, líbrame pronto; Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.»
  4. Establezca. En nuestra vida seremos establecidos por Dios cuando escuchemos Su voz, y no a nosotros mismos, en todo lo que hagamos. Muchos buscan el trabajo donde creen que deben estar sin preguntar en oración a Dios, cuál es el lugar o la profesión con la que deben proveer a sus familias. O con que persona casarse y formar una familia. Cuando estas cosas se hacen tras la respuesta de Dios, podemos glorificar a Dios con nuestras vidas, y seremos establecidos. Si lo hacemos siguiendo nuestro propio consejo o el de otras personas y no el de Dios, no habrá un fundamento sólido y el proyecto corre el riesgo de caerse, como ocurre casi siempre. Cuando creímos, Dios se estableció en nuestro corazón, la fe en Jesucristo se convirtió en el fundamento de nuestras vidas y se puso el cimiento para construir encima nuestra vida en Cristo. De esta forma podemos confiar en Dios, y en que lo que hacemos es Su voluntad, pues por Él ha sido establecida. Filipenses 4:13 «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece
    Conclusión:
    Concluimos que es cuando confiamos en Dios y le dejamos que sea Él quien nos perfeccione en lo que hacemos, nos afirme en el camino correcto, seamos fortalecidos por Él en nuestra posición, trabajo, familia, ministerio, entonces y solo entonces Dios nos establece, echa nuestro cimiento, nuestro fundamento de vida, el cual antes fue puesto en nosotros en Jesucristo, pendiente de ser establecido.
    En este año que estamos por iniciar sabemos que será de gran bendición, pero también debemos estar conscientes que vendrán pruebas y por tal razón no debemos descuidar nuestra intimidad con el Señor a través de la oración Feliz y bendecido 2019